La Calma: ¡el Terror de los Gestores de Riesgo!

Hace algún tiempo mientras acumulaba experiencia  en uno de los intermediarios para los cuales tuve el honor de laborar me enfrenté a una situación particular: “la calma”. Hoy cuando toda la población está tranquila porque el volcán Turrialba cesó la emisión de ceniza que tanto preocupó e hizo recordar e inclusive desempolvar para la TV tomas de aquella época gris donde el volcán Irazú llenó de ceniza toda la meseta central, también se escucha a los expertos en temas vulcanológicos con cierta preocupación, ¿por qué? Porque lejos de la vista de todos, en los sismógrafos, cámaras infrarrojas y sensores hay señales inequívocas de que la actividad volcánica se mantiene.

 

Imagen tomada de la pagina del Ovsicori

Imagen tomada de la pagina del Ovsicori

Es aquí donde entra la analogía con la gestión de riesgos, porque el riesgo siempre está presente en la actividad financiera y lo que el gestor busca es anticiparlo, identificar sus causas para poder mitigarlo, transferirlo o aceptarlo. Pero ¿qué cruza por la mente del gestor cuando su panel de control se encuentra todo en verde? La pregunta más lógica: ¿qué es lo que no he visto? ¿Que está quedando por fuera del radar? Esto es demasiado bueno para ser cierto. Y puede que todos los controles e indicadores de gestión estén correctos, que haya años de tendencia positiva en los indicadores y que los organismos de control no hayan realizado observaciones, lo cierto del caso es que desde el punto de vista estadístico aquel número que nunca ha salido en la lotería es el que tiene más probabilidades de salir en el próximo sorteo.

¡Esto no quiere decir que el volcán va a explotar!, pero si es una señal de alerta como dicen los expertos para hacer un monitoreo más constante, es el momento oportuno para validar la calibración de todos los mecanismos y modelos de monitoreo y predicción. Es el momento para cerciorarse de que si la situación está tranquila corresponde a una realidad y podemos dormir de la misma forma.

No se vaya a repetir la historia de algunos de nuestros abuelos que fueron a curiosear al volcán Irazú en uno de estos momentos de calma ¡ e hizo erupción justo en ese instante !

Esta entrada fue publicada en Riesgos el por .
Author Image

Acerca de Alvaro Vega Vega

Experiencia de 22 años en intermediarios financieros del país tanto a nivel bancario como cooperativo, así como de consultoría en el ámbito específico de gestión de riesgos en instituciones bancarias del país. Esta experiencia está unida a su formación académica, donde destaca ser una las personas autorizadas por el CPCECR para actuar como perito en el campo de la matemática actuarial a nivel de los tribunales de justicia costarricense, así como el aval internacional de Certified Risk Manager emitida por el IIPER de Estados Unidos. Adicionalmente, cuenta con la certificación de Gestión Estratégica de Proyectos y Riesgos (Strategic and Project Risk Management) de la Universidad de Michigan. Actualmente labora como Gerente General de Risk Intelligent.

Un pensamiento en “La Calma: ¡el Terror de los Gestores de Riesgo!

  1. Author ImageJulio Hidalgo

    Excelente analogía, si tan solo las señales de alarma fueran tan evidentes como una columna de ceniza de un kilómetro de altura y cuyas consecuencias se nos meten por los ojos y son tan obvias y que la gente corre acsacarse selfies. En las organizaciones financieras las señales son poco visibles para el ojo no experto y las consecuencias ponen a las carreras pero no precisamente para un selfie.

    Responder

Deja un comentario